Accede al Libro Virtual - MEMORIA -En construcción-
Libro Virtual - AYÚDANOS A CONSTRUIRLO

En recuerdo de Aranguren Roldán, José



Nacimiento: 00.00.1875
Lugar de Procedencia: Barcelona - nacido en El Ferrol - A Coruña
Fallecimiento: 21.04.1939 - 06
Lugar de Fallecimiento: Barcelona - Camp de la Bota - enterrado Fossar de la Pedrera
Oficio: General Guardia Civil

Biografia:

RECORDARAN TU NOMBRE

Lorenzo Silva: "José Aranguren Roldán nos enseñó que la barbarie no era un imperativo"

Este libro no se puede leer desarmado. Hacen falta papel, lápiz, marcapáginas. Apresar con el atajo del subrayado la demasiada historia. Un héroe ignorado. Un héroe muerto; mejor dicho, fusilado. Qué mejor relato que aquel que ha permanecido oculto. De eso va esta historia. Se trata de Recordarán tu nombre (Destino), un libro en el que Lorenzo Silva se mete en problemas, porque busca los matices y no el brochazo. Una novela sin ficción. Un edificio literario. ¿Guerracivilismo? Depende de cómo se mire.

Esta es la historia de José Aranguren Roldán (1875-1939), la máxima autoridad de la Guardia Civil en Cataluña. Un hombre que se negó a desconocer a la República, al gobierno al que prestó juramento y al impulso moral del cuerpo del que formaba parte. Natural de Ferrol, Aranguren se batió en la guerra del Rif y también como jefe de la policía en el Madrid del 31, y fue a parar a Barcelona en el más complicado de todos los años. Hijo de militar nacido en el XIX, a Aranguren no le regalaron nada. Acaso de ahí su firmeza.
Karina Sainz - Vozpopuli - 17.05.2017





El 19 de julio de 1936, Aranguren le dijo al general Manuel Goded Llopis –con quien compartió lucha en África- que no se uniría al golpe que tenía por objeto desconocer a la Generalitat catalana y en el que su antiguo compañero de armas intentaba enrolarlo. Aranguren fue sometido a un consejo de guerra y ejecutado por los nacionales la madrugada del 21 de abril de 1939. Al hombre que respetaba las leyes y la institución a la que perteneció, la historia le pasó por encima.

El proceso fue rápido y la orden de muerte fulminante, incluso a pesar del estado físico de Aranguren, quien había sufrido un accidente de coche antes de ser apresado. Parecía que el correcto proceder de Aranguren afeaba y dejaba en evidencia la conducta de quienes tanta prisa tenían por fusilarlo. "Que lo fusilen aunque sea en camilla", dijo Franco, quien había coincidido con Aranguren en la Academia Militar de Toledo y en las de Marruecos.

Karina Sainz - Vozpopuli - 17.05.2017